viernes, 19 de enero de 2018

12 meses, 12 telas.

¿Habéis visto el reto que nos propone Marujadas de Peluchona? Me parece una forma fantástica de usar telas que por uno u otro motivo vas dejando aparcadas.

Hice la selección intentando que supusieran un desafío por si mismas, telas "difíciles de ver", telas que nunca cosí, telas de las que tengo mucha cantidad, telas que da pena cortar...

Y esto es lo que salió:


Os cuento por orden qué es cada cosa, empiezo desde la primera fila. A medida que las vaya usando iré enlazando y así a final del año las tendré todas localizadas.

1. La de rayas es camiseta, de una tienda local, la compré no hace mucho, es para mi, aún no sé que haré con ella, pero la veréis en Mimi!

2. Mi hija es muy fan de las mariposas, vio esta tela en la web de CalJoan y casi hiperventila, pero no pude coserla y se fue quedando guardada... Es hora de convertirla en ¿vestido?

3. Con los lobos ya cosí alguna cosilla, pero me queda bastante, creo que la convertiré en algo para un bebé muy especial.

4. Los unicornios son de NikoNiko Sew, la compré hace poquito, pero me gusta tanto que sé que me va a dar pena cortarla, necesito este empujón!!

5. De esta jungla especial tengo metros y metros, fue de mis primeras compras, estaba de super oferta en ya sabéis que tienda y no pude evitarlo; tengo tanta que hay que pensar en algo enoooorme.

6. Esta apareció en algún trastero y "como tu coses..." (¿os suena?), pues ¡allá voy! Veo algo muy veraniego.

7. Los puntitos son de mi alijo de batik balinés, adoro esas telas, las tengo desde hace varios años y me cuesta muchísimo usarlas, admito sugerencias, ¿qué haríais con ella?

8. La azul y blanca es franela, de no muy buena calidad, pero seguro que le saco alguna utilidad.

9. Esta loneta lleva un par de años guardada, ¡es hora de que alguien la coloree!

10. Neopreno negro que compré hace un par de meses en una tienda local, me da miedito, las cosas nuevas imponen, pero algo me haré con ella.

11. Este vinilo lo compré hace 3 años para hacer portabocadillos, pero nunca llegaron a ver la luz. Aún no tiene destino.

12. Esta la dejo de última porque me parece la más difícil, es la típica lana de falda de señora, de hecho es justo eso, un corte para falda de una tienda que cerraba cerca de casa y que compré no sé bien porqué, hace 5 años de eso, ¡va siendo hora de cortarla!

Y vosotras, ¿os atrevéis a sumaros al reto?

miércoles, 17 de enero de 2018

Probando cosas nuevas

Por fin estreno 2018 bloguero!

Me gusta cocinar, mucho, y aunque los últimos 3 años lo hago con la Thermomix por tiempo y comodidad, me gusta jugar con las recetas, adaptarlas a nosotros, inventar... Así que, a pesar de que mi máquina trae en recetario estupendo y de que hay trillones de recetas en internet, tengo mi propia libreta de recetas, en la que apunto tanto las recetas online que más utilizo como las modificaciones que hago y alguna invención.

La cuido mucho, pero aún así tenía manchas y daba un poco de pena... Bueno, y no nos engañemos, a mi me apetecía muy mucho forrar una libreta con tela!



 Para la portada este algodón de círculos, y para la trasera, un algodón liso color turquesa que me da mucha pena usar porque ya no se consigue (es de una conocida tienda sueca, tuvieron este color durante muy poco tiempo)


La técnica que usé es muy sencilla, cola blanca algo rebajada con agua, pincel por toda la superficie y listo. Solo lleva un dobladillo en el lado de las anillas en la tela de círculos, en la lisa aproveché el orillo. No hice foto del interior porque no tengo claro si lo dejaré así o lo cubriré, simplemente corté con la tijera zigzag y pegué unos 3 cms. 

No sé en vuestras casas, pero en la mía hay un agujero negro (que se parece sospechosamente a mi hija) en el que desaparecen los bolígrafos y lápices, si son de colores chulos ya ni os digo! Y una es desordenada pero muy maniática cuando lleva una libreta (ya sea de recetas, trucos de costura...) y me gusta escribirlas siempre igual, así que tenía un cutre intento de estuche con los bolis que uso en esta libreta...

Debía ser la única costurera que aún no había hecho un Pacotillo (ya sabéis que yo los CC los llevo a mi ritmo...), así que me hice uno a juego en un momentito, caerán más, ¡son tan fáciles y resultones!

Exterior de círculos, interior turquesa liso.


Mis bolis "sólo para recetas"




Y para que no se pierda el estuche quité el FOE que tenía el anterior y se lo puse a este...


Así tengo la libreta y el estuche siempre juntos y a mano. Tanto el FOE como la cremallera son de Hilos y más.



Espero que os haya gustado, me voy a Mimi, a seguir creándome necesidades costuriles, que además este mes ¡hay sorteazo!


miércoles, 20 de diciembre de 2017

Mi primer adviento Farbenmix

Cada año la página alemana Farbenmix organiza un calendario de adviento de costura, cada día tenemos unas instrucciones y/o un trozo de patrón y cosemos "a ciegas", sin saber el resultado final (aunque este año sabíamos que era un bolso "de playa")

No tenía nada claro qué telas usar, había decidido coserlo con lo que tuviera por casa, sin comprar nada, asi que me decanté por reutilizar vaqueros para el exterior y batik balinés para el interior.



Las etapas son llevaderas, 15 minutos como mucho, así que tuve tiempo para pensar la decoración (y no soy muy dada a ello), con la inestimable colaboración de mi hija (que, por cierto, quiere uno para ella...)

Empezamos cosiendo el interior, que lleva dos bolsillos grandecitos y una cinta para enganchar las llaves.



La cinta de florecitas es de una mercería local y el snap amarillo de Snapclic, tamaño T3, que me resultan más fáciles de desabrochar. El mosquetón (que no se ve, cachis) lo saqué de una riñonera de publicidad (guardar un montón de chorradas tiene su recompensa!)


En la parte trasera un par de botones de madera y un trozo de la cinta que puse en el interior.


Unos trozos sobrantes de cortar el interior hice una especie de bies, y en un trozo más grande cosí una etiqueta de Hilos y más que me encanta, el trocito de cinta grosgrain de lunares lo añadí cuando cosí la solapa, a petición de mi hija.


Aún estoy pensando si poner un cordoncillo con algún abalorio...

En los laterales, el bies que hice con los trozos de batik del interior; definitivamente necesito aparatitos de hacer bies, casi me dejo los dedos en la plancha...



En la solapa un trozo de la primera cinta que compré (de lo poco que tienen en la mercería de mi calle) antes de que Hilos y más existiera y una etiqueta, esta si, de mi mercería favorita. Y un botón con forma de búho, que me encantan. violeta a juego con el asa.

Me costó muchísimo encontrar como cerrarlo, y es que al coser a ciegas no sabíamos como sería, yo no tenía el cierre tic-tac que pedían (y no  es un sistema que me guste especialmente), no me apetecía liarme con una cremallera, para un broche de presión no cabía la tenaza en el cuerpo... Al final encontré, paseando por zonas desconocidas de mi barrio, una mercería que tenía ollaos Prym en el escaparate, lo consideré una señal y compré de 5 y de 8 mm. Dos botones de madera, un trozo de camiseta (que cambiaré por FOE), 2 ollaos de 4 mm, otros dos de 5 y ¡listo!


Para la correa usé cinta de nylon que compré hace años en La Pantigana Shop para hacer unos cinturones que nunca vieron la luz. El tensor y el piquete, también los saqué de bolsas publicitarias (si, tengo muchas y variadas!)


El detalle añadido, utilizando un cierre de velcro de los que traen las fuentes de alimentación de los portátiles para sujetar el cable, puse un "sujeta botellas", para no tener el agua dando vueltas.





He disfrutado muchísimo la experiencia y es muy probable que repita en los próximos años, porque como #coserune, nos juntamos un buen grupo de costureras piradas para echar unas risas virtuales.

Hoy si que me he explayado, si has llegado hasta aquí, gracias, espero que no te hayas aburrido mucho.

Pasad por el blog de Farbenmix, hay auténticas maravillas. Y, por supuesto, no olvidéis pasar por Mimi Malas Costureras, hoy habrá montones de bolsos!


miércoles, 13 de diciembre de 2017

CC a mi ritmo: ¡TUCA!

En octubre Imilce Manos Revoltosas, volvió a revolucionarnos proponiéndonos un CC de su nuevo patrón, la camiseta Tuca. Me gustó mucho, pero su talla no es la mía y me sigue dando mucho miedo modificar patrones... Me armé de valor, leí unas 80 veces las explicaciones que dio Anna para ampliar la Kiwi Seeds y me lancé de cabeza.

Unos centrímetros más por aquí, otros por allá y voilà:


Manga extra larga, me encanta que lleguen hasta la mitad de las manos en lugar de hasta la muñeca; también alargué un poco el cuerpo, así puedo llevarla con leggings.

No tenía telas que me bastasen, tengo que empezar a comprar piezas más grandes! El corte de la espalda me vino muy bien, ya no tuve que pensar en como solucionar la falta de tela.


Me encanta el resultado, es muy, muy cómoda.


Aprovechamos la recogida de kiwis para hacer sesión de exteriores (gracias, noviembre, por no congelarme)



Muchas gracias, Imilce, por el patrón y el CC!

Y con esto me voy a MiMi, a ver que se cuece, digo, se cose, por allí.


miércoles, 6 de diciembre de 2017

De pequeño a grande



 La semana pasada os enseñé estos cuellos que cosí para mis hijos, me parecieron super cómodos, ponerlo y quitarlo sin despeinarme es un puntazo. Es el patrón Cosy Piece de la Ottobre 4/2014.

Ya lo había ampliado para mi hijo mayor, ¿porqué no para mi? No tengo idea de patronaje, pero un poco de intuición por aquí, un poquito de valentía por allá, papel, lápiz y una regla... 

Medí la circunferencia que necesitaba para mi cabeza (más o menos a la altura de la boca), una vez medido el patrón calculé que necesitaba que fuese unos 10 cms más largo y un par de cms más alto.
Calqué el patrón más grande de la revista dejando suficiente espacio para dibujar. Añadí 2,5 cms en el centro y otros 2,5 en el extremo; subí 1 cm la zona curva de abajo y 2,5 cms la de arriba y desplacé los snaps añadiendo uno más.


 Como los dos querían que el cuello fuese como el suyo hice un revuelto. Por fuera sudadera de CalJoan y por dentro camiseta.


Puedo usarlo doblado o estirado, según el frío que tenga y la parte alargada cubre el pecho, cosa muy útil para madres lactantes y porteadoras; suelo llevar escotes para que sea fácil sacar la teta con el bebé colgado.
 
  
Si te ha gustado, atenta al Club de las Malas Costureras, diciembre es un mes especial.
Y dicho esto, vamos a ver qué más cosas chulas hay hoy en MiMi.

miércoles, 29 de noviembre de 2017

Bolsa para labores Lilula

Hacía mucho, pero mucho tiempo, que no seguía un CC al día, pero con esta propuesta de Lilula se alinearon los planetas y conseguí, no sólo coserla a tiempo, sino sacar las fotos (que es lo más difícil cuando son prendas de vestir, si son para mi, ya ni os cuento...)


Es una bolsa de labores, así que ya no tengo excusa para no retomar el ganchillo (hasta estoy pensando en ir a clases...)


El exterior era un vaquero de mi marido, el interior algodón de fundas de almohada (ya todas sabéis de donde, ¿verdad?)
 

Como coloqué el bolsillo bastante bajo no pude hacer el fondo cuadrado, me quedó rectangular. 

Estuve un buen rato peleándome con el hilo torzal, mi máquina es como un perro verde y se negó en redondo a coser con él, tuve que usar hilo normal con puntada recta triple (que algunas llaman "de falso torzal"); tampoco conseguí que las agujas dobles trabajasen, voy a tener que comprar unas específicas para vaquero.


Hasta tuve tiempo de decorar, arriba un abalorio de madera en un cordoncillo multicolor precioso que me mandó Carol, de Naiaraina,  junto con el cactus que me tocó en el sorteo que hizo hace un tiempo.




También unas cuantas cintas tejidas de Hilos y más, que me encantan y no siempre tengo tiempo (¡e inspiración!) para utilizar.
 

  
Para cerrar, unos ollaos del maletín Prym que me trajeron los reyes magos este año (tengo que pensar en pedir esos oyelets de colores tan chulos), un cordón que andaba por casa y unos abalorios de madera gentilmente cedidos por mi hija, de su caja de hacer pulseras y collares.


Si no habéis seguido el CC, estáis a tiempo, es muy fácil de coser; preveo unas cuantas (mi hija ya me pidió un bolso, sospecho que por eso "cedió" los abalorios)

Seguro que en MiMi hoy hay unas cuantas, ¿vamos a verlo?  



lunes, 27 de noviembre de 2017

¡Que llega el frío!

 El invierno parece que se resiste, pero por las mañanas ya hace fresco y apetece llevar el cuello abrigadito.

Hace tiempo hice para mis hijos mayores unos buffs, pero son de meter por la cabeza y claro despeinarse justo antes de salir para el cole no les gusta ¡con el trabajo que da peinarse por las mañanas! Así que saqué el arsenal de Ottobres y escogimos los cuellos Cosy Piece, de la revista 4/2014

Para mi hija uno de sudadera "de mi color favorito, mami" (comprada hace años en una tienda local) y camiseta, con snaps T3, a mis hijos les resultan muy duros los grandes y no pueden desabrocharlos solos. 


Para romper tanto liso, un par de cintas decorativas de Hilos y más.

  

Y ya podemos salir con la nariz calentita y el pelo en su sitio (aunque lo lleve siempre suelto, ejem)

  
Su hermano no quería ser menos, pero ¡para él no había talla! Pues nada, ampliamos patrón.

Para ampliar lo que hice fue añadir 1,5 cms en la parte de la doblez del patrón y 1 cm en el borde donde van los snaps, en total añadí 5 cms, suficiente para un niño de 8 años con mucha cabeza.


Él escogió sudadera de bichos (de Cal Joan) y polar negro (manta de una conocida tienda nórdica) También usé snaps pequeños.
 

Como véis no hice mucho caso de las instrucciones, en la revista ponen puño alrededor; yo preferí coser, dar la vuelta y pasar un pespunte ya que siguiendo la revista se ondulaba muchísimo. De esta manera se cosen en un momentito, casi lleva más tiempo escoger las telas.
 
Mi hijo se negó a posar, así que esta última va sin relleno.